miércoles, 3 de agosto de 2016

'La segunda vida de Viola Wither' de Stella Gibbons

Hace un tiempo leí 'La hija de Robert Poste' de Stella Gibbons y lo cierto es que no me gustó demasiado. No acabé de entrar en la historia y que me hiciera gracia su sentido del humor. Pero me quedé con la espinita porque era una autora de la que había leído muchas cosas buenas y toda apuntaba a que me iba a gustar, así que decidí darle en algún momento una nueva oportunidad y aquí os traigo 'La segunda vida de Viola Wither' y mi segundo Gibbons que me ha dejado sensaciones muy distintas al primero. 

Viola es una joven viuda que debido a sus problemas económicos debe ir a vivir con la familia de su difunto marido a las afueras de Londres. Una casa tristona y con un modo de vida rígido y austero que contrasta con su carácter alegre y jovial. Así las cosas Viola no cuenta con muchas perspectivas, aunque sí con una lo suficientemente importante con el nombre de Victor Spring, el galán local.

Mientras leía el libro pensaba si habrían hecho la adaptación al cine porque me recordaba mucho a las comedias clásicas con enredos sentimentales, grandes fiestas, encuentros clandestinos que dan lugar a más líos... todo siempre con ese humor que te saca una sonrisa y, en este caso, con el toque de ironía british que tanto disfruto y con la que esta vez sí que me reí.

Brent Linch
Eso sí, esta no es una novela de personajes sorprendentes. Cada uno de ellos es un estereotipo claro: Viola, inocentona, romántica y soñadora; Victor, guapo, seductor y con mucho encanto; los Wither, seriotes y demasiado preocupados por las apariencias; Tina, una mujer que tiene ganas de vivir de verdad cuando todos la dan ya por condenada a la monotonía o Hetty, la más rebelde. Y todos cumplen su función a la perfección haciendo que te encariñes con ellos o no los soportes, según el momento y la situación, que vivas sus ilusiones y estés deseando que las consigan.

No es tampoco una historia de grandes acontecimientos sino con las pequeñas cosas que les suceden en el día a día y que la autora van enlazando de un modo muy muy entretenido: quedar para tomar el té puedo lugar al mayor alboroto o de pronto una chica de lo más normal puede deslumbrar a un gran baile de sociedad. En ese sentido, me gusta sobre todo cómo va creando expectación para que estés esperando cuándo será la próxima vez que se vean tal y cual, si se atreverán a dar por fin el paso que desean...

Esa forma de narrar hizo que cayese irremediablemente enganchada a la peripecias de Viola Wither y alrededores. Me ha parecido una historia sencilla y muy amena, siempre con un punto cómico que te hace reír bien porque la situación que plantea es realmente estrambótica, por el sarcasmo del que hace uso en determinados momentos o ante algunas convenciones sociales o por la actitud de los propios personajes ante lo que se les viene encima.

Por otro lado, el último capítulo me ha gustado muchísimo porque es un buen y detallado desenlace en el que nos explica cómo será la vida de Victor, Viola, Tina... cuando cerremos el libro y eso me encantó.

A veces llegamos a novelas con finales de zas, the end, y me quedo con muchas ganas de saber qué más pasa con sus historias, pero esta vez no, hacen caso a nuestra curiosidad... ¡y también se agradece! Además da que pensar sobre lo que espera tras el aparente punto final y no siempre todo es como se podrían pensar en un principio.

Así que la hija de Robert Poste no me convenció, pero en cambio Viola Wither sí me ha conquistado con lo que releyendo esta reseña... creo que puedo decir oficialmente que me he reconciliado con Stella Gibbons :-D 

lunes, 25 de julio de 2016

'Uno de mis hijos' de Anna Katharine Green

¡Hoy toca una de misterio! En este caso de la mano de una autora que conocí gracias a la editorial dÉpoca y su 'El misterio de Gramercy Park'. Disfruté mucho con aquella intriga y el estupendo personaje de intrépida y decidida, Amelia Butterworth y esta vez Anna K. Green ha vuelto a conquistarme.

En 'Uno de mis hijos' volvemos a adentrarnos en la casa de una familia adinerada de Nueva York. Allí por casualidad recala Arthur Outhwaite cuando, mientras pasea por la calle, una niña reclama su ayuda porque algo le sucede a su abuelo, que no es otro que el poderoso financiero Archibald Gillespie. Poco puede hacer ya por él cuando llega a su encuentro, pero su presencia allí hará que se vea inmerso en la trama de su sospechosa muerte que apunta directamente como culpables a uno de sus tres hijos.

Si os gusta el misterio clásico, como a mí, esta es sin duda vuestra autora. ¡No por nada la llaman la madre de la novela de detectives! Y es que sus historias, y 'Uno de mis hijos' es así, tienen todos los elementos para engancharte irremediablemente: secretos, intereses encontrados, pistas falsas, revelaciones sorprendentes, un poco de romance...

Helen Allingham
A todo esto se unen los cambios de escenarios que a mí siempre me gustan mucho y que nos hacen ir de los barrios más lujosos a los bajos fondos de la ciudad, los interrogatorios que ponen contra las cuerdas a todos los personajes y también a los lectores para hacernos dudar de todos y cambiar de opinión sin parar, alguna historia del pasado que te anima a que te pongas de lado de uno u otro...

Recursos que logran que vivas el misterio junto con los protagonistas y te metas de lleno en este suspense familiar, en el que hay que estar muy atento a todos sus miembros. Algunos de ellos tiene cosas importantes que revelar y otras tantas también que ocultar y en ese sentido son como fichas de dominó puestas en fila en las que una afecta a la otra y la puede sostener o hacer tambalearse.

Así esta novela es más coral, sin una personalidad tan potente como la de Amelia y que no dejaba indiferente, y con trama muy bien desarrollada en la que casi lo de menos es el asesinato en sí del desafortunado señor Gillespie.

James Carroll Beckwith
Y es que todo el trasfondo familiar que lo rodea es muy interesante con esos hijos que han supuesto una gran decepción para su padre y ahora se quitan, o no, un peso de encima o la prima Meredith, objeto de enamoramiento de más de un personaje que también tiene mucho que decir.

Un argumento muy bien narrado con un estilo que no es para nada farragoso, que es en lo que caen a veces las novelas de misterio para liar al lector. En este caso es todo lo contrario, no se anda con rodeos a la hora de contar la historia y su buen ritmo hace que incluso momentos en los que tiene que pararse a detallar más datos, como por ejemplo los interrogatorios o las conversaciones entre detectives, no se hagan en absoluto pesados y los leas con ganas de descubrir cualquier pista que te pueda ayudar a solucionar el caso.

Por momentos, en algunos giros, me recordaba a Wilkie Collins (debilidad absoluta por él), contemporáneo y admirador suyo. Así que si Wilkie le da su bendición, ¿qué más se puede pedir? Solo queda disfruta de esta novela tan entretenida que me han hecho estar aún más encantada de haber conocido a Anna K. Green y desear leer más cosas suyas. 

martes, 5 de julio de 2016

'Las cuatro gracias' de D. E. Stevenson

Con la señorita Buncle tuve un auténtico flechazo :-D, podría incluirla entre los personajes literarios que mejor me han caído de todos los que he conocido a lo largo de estos años lectores. D. E. Stevenson me conquistó también con su modo de narrar y con ese ambiente tan de "buen rollo" que se vive en sus historias. Así que en cuanto vi que Rara Avis había editado un nuevo libro suyo, ¡ni lo dudé! 

En esta ocasión mi querida señorita Buncle da el relevo a las cuatro hijas del vicario de Chevis Green, el señor Grace: Liz, Sal, Tilly y Addie, muy diferentes entre sí por lo que cada una deberá enfrentarse a nuevas situaciones y personajes que pondrán patas arriba su apacible vida. 

"Dicen muchas tonterías y alguna cosa sensata; a veces discrepan acaloradamente unas de otras o se tratan con extrema insolencia, pero también son fieles entre ellas a carta cabal y forman un frente muy unido contra el mundo exterior" 

Así describe la autora a las cuatro Gracias que dan título a este libro y cualquiera de los que estéis leyendo estas líneas y tengáis hermanos os sentiréis identificados: se pelea, te vuelven loco, pero son tus compañeros inseparables a los que quieres por encima de todo.

Cezanne
Y esto es lo que nos encontramos en este libro: el día a día de cuatro hermanas que trabajan, cuidan de su padre, organizan la casa, se relacionan con sus vecinos, hacen nuevas amistades, se divierten...

No es un novela de grandes revelaciones o sorpresas sino que describe lo cotidiano y ese es su gran mérito, porque lo hace de un modo tan ameno y con sentido del humor que podrías estar páginas y páginas leyendo las peripecias de las hermanas Grace.

Además, como me sucede siempre que leo un libro de esta autora, me entran hasta ganas de vivir dentro de él como si fuese un personaje más. Seguro que me comprendéis: cuando la ambientación de una historia te transmite una sensación apacible, los personajes te resultan simpáticos, te deja con una sonrisa... Me pasa lo mismo por ejemplo con 'Crandford' de Elizabeth Gaskell.

Pero no todo es calma y tranquilidad para las hermanas Grace, un poco de vidilla siempre viene bien y ellas también la van a tener. En este caso viene de personas muy diferentes que son el contrapunto perfecto para nuestras protagonistas y que las vuelven un poco del revés.

Thomas Roland Rathmell
Así van a aparecer en su apacible existencia un apuesto capitán que las rondará del modo más descarado, un arqueólogo un poco torpón que conquistará a todas aunque no del mismo modo, un vecindario con un punto original (¡no puede faltar!) y, mi favorito, un huracán llamado tía Rona. Este personaje es genial porque es la típica señora que revoluciona hasta el más tranquilo, todo lo enreda y lo complica y parece que aun te está haciendo un favor. Da momentos realmente divertidos y de muchas risas.

Y es que como dice la autora en el prólogo: "una pizca de humor no está fuera de lugar ni en las ocasiones más serias y solemnes" y esto es lo que encontramos en 'Las cuatro gracias': una historia sin complicaciones, con humor, entretenida y que hace pasar un estupendo rato de lectura. Así que... ¡ a por ella! Yo ya estoy deseando que caiga en mis manos más historias de D. E. Stevenson. 

sábado, 18 de junio de 2016

'La casa de las miniaturas' de Jessie Burton

Hoy nos vamos de viaja al Amsterdam del siglo XVII, ¿os animáis? En esta caso la protagonista de la historia es Nella, una joven recién casada que debe trasladarse desde su pequeño pueblo hasta la capital para comenzar su nueva vida. Pero las cosas no son para nada como ella había imaginado y se complican aún más con una casa de miniaturas, réplica de su nuevo hogar, que su marido Johannes le ofrece como regalo de bodas y que oculta muchos enigmas. 

Llevaba un tiempín viendo este libro en las librerías, leyendo sobre él... y desde el principio la historia me atraía mucho. Y la intuición lectora no fallaba porque es una novela que he disfrutado. Aunque no era lo que me esperaba, contaba quizás con más misterio, más intriga... y lo hay, pero lo que hace que esta historia sea tan interesante es lo que cuenta de la sociedad del momento y, sobre todo, la hipocresía existente en ella que complica, y mucho, la vida de los personajes.

Cada uno de ellos tiene unas expectativas que cumplir: Johannes como exitoso comerciante, Nella como joven y servicial esposa, su cuñada Marin como mujer ya descartada para el matrimonio que debe mantenerse a la sombra de su hermano... pero ninguno de ellos está a gusto en ese papel. Tienen otras aspiraciones, otros anhelos para su vida que no pueden mostrar abiertamente y que hace que vivan rodeados de secretos y buscando la manera de acercarse a lo que realmente desean.  

Gabriel Metsu
Y en esa búsqueda chocan de frente con la sociedad holandesa de aquel entonces más centrada en las apariencias, y en lo que se espera de cada uno, que en las personas en sí mismas y preparada para señalar rápidamente a quien se sale del camino establecido. Es ahí donde está la tensión de la trama, cuando vas descubriendo qué ocultan los personajes y te preguntas cómo van a poder salir del embrollo. 

A través de la joven, y de la casa de muñecas, iremos conociendo todas las sorpresas que esconde esta familia. Y es que Nella es un personaje muy bien construido, sin duda el que más crece a lo largo de toda la historia y se revela como una mujer valiente que no se conforma con lo que le ofrecen sin hacer preguntas, quiere más y lucha por ello aunque no lo tenga fácil. Al final la aparentemente más frágil es quien más resuelve. 


La lectura de esta novela se me ha hecho súper amena, porque la autora sabe cómo ir dosificando la información y dejando cada capítulo en el punto álgido para que quieras saber más; logra que te pique la curiosidad al mismo tiempo que te narra todas las particularidades de la época. Vamos que me ha enganchado verdaderamente.

Pieter de Hooch
Si tuviera que ponerle un pero sería que me hubiese gustado que desarrollase más la trama de la casa de muñecas en sí. Me explico sin desvelaros nada. La casa y sus piezas son fundamentales en el despertar de Nella y ese punto está muy bien, pero al mismo tiempo me faltó que indagase más en la historia de quien estaba detrás. Esa parte del argumento me parecía muy buena y me dejó un poco a medias, con ganas de conocer mejor esa situación tan enigmático.

Con todo es una novela que os recomiendo, muy entretenida, con más de una sorpresa de las buenas, y muy interesante por todo lo que cuenta de ese Amsterdam por un lado tan avanzado y abierto al mundo por el comercio que contrasta con la intransigencia de su sociedad. 

lunes, 23 de mayo de 2016

'El hombre tranquilo' de Maurice Walsh

Llegué a este libro por la película del mismo nombre dirigida por John Ford. Me encanta el cine clásico y esta es un imprescincible que nos cuenta la historia de un boxeador irlandés que logra triunfar en Estados Unidos, pero sufre una situación traumática y decide volver a su hogar y vivir con calma. Esas ganas de tranquilidad van a chocar de frente con una pelirroja indomable que no se lo pondrá fácil. John Wayne y Maureen O'Hara son la pareja protagonista... ¡ahí es nada!



G. S. Thompson
La historia me había gustado tanto que quería conocer más y ahí descubrí que el libro es un poco distinto porque 'El hombre tranquilo', aunque dé nombre al libro, es una de los varios relatos cortos que forman la novela. Pueden leerse independientemente, pero están enlazados entre sí con algunos de los personajes que se repiten, cuyas historias se entrelazan y, sobre todo, porque tienen en común que todas están ambientadas en la guerra de independencia de Irlanda de los británicos. 

Por eso tenemos por un lado a los oficiales ingleses y por otro, a los irlandeses miembros del llamado IRA antiguo del que luego se escindieron el resto de facciones que se conocen. Bandos que aunque puedan parecer irreconciliables en principio, luego todo es mucho más complicado y el escritor sabe contarte muy bien estas contradicciones: la relación de amistad que puede darse entre ellos, las decisiones que uno y otros se ven obligados a tomar y que en ocasiones les hacen sufrir por sus ideales, su compromiso... Y también los romances. Porque en esta novela hay mucho romanticismo, pero no del tópico porque las circunstancias no lo son sino que el amor que surge tiene un punto de rudeza que hace que sea aún más tierno, de inconveniencia... que las hace muy interesantes.

El autor me ha ganado con los personajes que dibuja, aunque ninguno tiene excesivo protagonismo, porque todos tienen algo que te acerca a ellos, comprendes los sentimientos que la situación que viven les provoca. Tienen un carácter y personalidad que no dejan indiferente. Y en mi opinión uno de sus grandes méritos es como ha caracterizado a los personajes femeninos. Mujeres muy fuertes que combaten y arriesgan tanto como los hombres, que tienen las ideas claras y que son decididas, sin perder por ello su identidad y su visión de las cosas; aportando otros puntos de vista y de hacer las cosas. Todas y cada una de ellas son fantásticas.

Además este libro también te lleva a una de las cosas que a mí más me atrae de Irlanda y son esas leyendas que le son tan propias. Hay una en especial sobre Erin (Eire) que muestra muy bien como el gran amor de los irlandeses es, sin duda, su país y te hace entender mejor el espíritu del libro. Así que no dudéis en darle una oportunidad a este libro y a la peli, ninguno de los dos os va a defraudar. 

jueves, 7 de abril de 2016

'Siempre hemos vivido en el castillo' de Shirley Jackson y 'La chaise-longue victoriana' de Marghanita Laski

Leí estos dos libros con muy poco tiempo de diferencia y cuando los acabé pensé que, salvando las distancias de argumento y personajes, tienen un punto en común que ha hecho que ambos me hayan encantado. Las dos historias en ese miedo que no va de sustos sino que se trata de crear un ambiente que provoca desasosiego, el que sabes que algo no va bien aunque no puedas decir el qué, que más que lo que se ve, lo importante es lo que se intuye y que te dan esa sensación uysss mal rollito, al mismo tiempo que te atrapan por completo. 

'La chaise-longe victoriana' conocemos a Melanie, la protagonista, una joven que se recupera de una larga convalecencia tras a dar a luz. Por primera vez en todo ese tiempo puede levantarse de la cama y reposar en una, en apariencia, inocente chaise-longe. Cuando despierte no lo hará en su casa sino en otro lugar del pasado mucho más extraño y siniestro.

Como veis el punto de partida ya deja desconcertado y el relato lo hace aún más. La autora logra crear una atmósfera muy agobiante por la indefensión que la enfermedad produce en Melanie: sola, sin poder escapar o hacer algo mínimamente activo para solucionar su inexplicable situación y rodeada de unos inquietantes personajes...

Felix Vallotton
"Un voz que no se dejaba conquistar por fuerzas superiores, la voz de la pesadilla que nos inmoviliza los miembros en una terrible parálisis mientras el peligro acecha, hasta que por fin se abalanza sobre nosotros"

Así son quienes la acompañan. Un grupo lleno de secretos, de intenciones ocultas... La forma en que está narrada esta historia hace que sientas la misma confusión que Melanie. Nosotros no tenemos más información, ni ninguna pista que nos explique qué está pasando. Al contrario cada descripción, cada diálogo, nos envuelve aún más en el misterio de cómo Melanie ha llegado hasta ahí, pero sobre todo la acompañamos en miedo que va en aumento hasta que... ¡aquí me paro! Pero os puedo asegurar que el desenlace está a la altura de una trama que sabe jugar con nosotros y que nos entre el tembleque.

El otro libro que os recomiendo muchísimo es 'Siempre hemos vivido en el castillo'. Merricat vive con su hermana y su tío, no tienen ningún pariente más y no son muy queridas por sus vecinos. Solamente se sienten libres y seguras en la mansión familiar, cuando la verja de entrada se cierra y se quedan ellos tres contra el resto del mundo.

Cuando comencé a leer este libro tenía otra idea en la cabeza de cómo iba a desarrollarse la historia, pero la idea que propone la autora me ha sorprendido para muy bien. Uno de los puntos fuertes de la trama es, sin duda, el punto de vista del narrador. Es Merricat en primera persona quien nos introduce en su vida. Ella tiene 18 años pero su manera de contar las cosas es muy infantil, lo que hace que por un lado te dé más ternura y al mismo tiempo más desazón. Como esas películas de miedo en las que hay un niño y la inocencia que se les presupone acentúa esa sensación.

James Carroll Beckwith
En esta trama, lo importante no es lo que ha pasado, lo que se nos cuenta sino es lo que nosotros nos imaginamos a partir del relato, el verdadero significado de los hechos y la dimensión y todo lo que implica lo que verdaderamente ha ocurrido. Y es que cuando esa verja se cierra, como lectores tenemos el privilegio de entrar en un ambiente totalmente vetado para el resto. Así podemos conocer la especial relación entre las hermanas, los "trucos" de Merricat para mantenerse a salvo, a los intrusos que osan irrumpir en ese mundo paralelo que han conseguido crear... Detalles que hacen, como os decía, que nuestra imaginación vuele mucho más allá de lo que estamos leyendo.

Poco a poco nos va llevando a un desenlace que en cierto modo me ha recordado a un cuento o quizás toda la trama lo sea, o incluso el punto de partida de otra historia recordando lo que sucedió en el pasado en una mansión con unas hermanas y cómo las consideraba su pueblo.  

Así que si os gusta el miedo que no necesita de sustos sino que juega con nuestra mente, con dos narradoras que saben envolver la historia en un ambiente que te atrapa y que además te ofrecen unas tramas para nada convencionales... ¡no dejéis escapar estos dos libros! Son muy cortos pero tienen cantidad de matices muy, muy interesantes. 

domingo, 31 de enero de 2016

'Los habitantes del bosque' de Thomas Hardy

La casualidad, o el destino lector, hizo que cuando Elena y Magrat propusieron hacer una lectura conjunta de 'Los habitantes del bosque' (ambas han hecho unas reseñas fantásticas en sus canales de youtube tenéis los enlaces pinchando en sus nombres) yo me acabase de comprar el libro, así que uní de mil amores a su equipo y ¡cómo lo disfruté!

Grace, única hija de un adinerado maderero, vuelve a su pueblo después de haber pasado varios años formándose y recibido una esmerada educación. Su regreso parece implicar que al fin se casará con Giles, el hombre con el que siempre había estado sobrentendido que se casaría. Pero la Grace que aparece ante él ya no tiene mucho que ver con la que conoció en el pasado y ahora no parece el compañero más adecuado para ella, como en cambio sí parece serlo el nuevo médico de la zona...

¡Triángulo a la vista! Que incluso podía recordar a 'Lejos del mundanal ruido' pero estamos ante Hardy y con él las cosas nunca son tan obvias como pudiesen dar la impresión en un primer momento. Una vez más logra sorprender.

Myasoedov Gregory
En esta ocasión nos pone frente a unos personajes a los que durante la mayor parte de la trama nos gustaría decir tres o cuatro cosas, y no demasiado buenas. Te desconciertan y desesperan, pero, al mismo tiempo ves en ellos las contradicciones, las dudas, las tontunas... que son tan propias de los seres humanos.

Ahí está el gran mérito de escritores tan capaces como Hardy que pueden construir un argumento con personajes que no tienen porque caernos bien, con los que no siempre es fácil simpatizar pero que son reales, que son interesantes y que quieres descubrir hacia dónde van.

Para mí es una historia de pretensiones y pretenciosos en la que los prejuicios de algunos, el llegar a creerse su propia importancia... De algún modo, cada personaje ve al que tiene a un lado como "poca cosa", mientras que en cambio admira lo que está un poco más alejado y ambas opiniones las lanza quedándose en muchas ocasiones en lo más superficial; y ahí comienzan todos los enredos que me han tenido enganchada de principio a fin.

Myasoedov Gregory
Pero este libro no solo es una gozada por eso, simplemente la manera de narrar de Hary ya merece todos los elogios. La ambientación es una maravilla: las descripciones del bosque, la vegetación, incluso del trabajo que hacen se disfrutan solo por el placer de leer, sin que te importe que el ritmo se haga más pausado. Te traslada, al igual que 'Lejos del mundanal ruido', a un lugar donde debajo de la aparente quietud hay muchas cosas que contar y al mismo tiempo ese ambiente hace que los personajes sean como son.

Como os decía al principio, con Hardy uno nunca pueda dar cosas por sentadas y en este libro también tenemos, como lo bautizó Elena y no se puede explicar mejor XD, algún que otro #PánicoHardy. Esos son los momentos que según estás leyendo te hacen exclamar un "¡¡hala!!" pero de los que salen del corazón y, más allá del tramo final, uno de los que más me marcó le sucede a un personaje que tiene pocas apariciones pero que a mí me ha dicho mucho: Marty. De ella es el inicio y ese final tan emotivo, lo que demuestra que los grandes escritores pueden en pocas páginas crear a personajes que dicen mucho.

Os confieso que siempre tengo que coger un poco de ánimo para leer a Hardy porque no es el escritor más optimista y tiende a tristón pero al mismo tiempo, merece mucho la pena. He acabado cada uno de sus libros con la sensación de estar ante un gran narrador, cuyas historias siempre te aportan y te hacen crecer como lector. Así que si tenéis dudas...¡a por él! No os va a defraudar, yo ya estoy deseando tener en mis manos otra de sus novelas.